30 de July del 2014

POR QUE LOS PERROS SE HUELEN EL TRASERO

Establecen una «comunicación química» y cuando olfatean la «parte de atrás» recolectan información relevante de sus compañeros caninos

 
Pulse para ver el video
Pulse para ver el video
ABC Tv
youtube
 

Probablemente no sea una duda que nos quite el sueño pero la explicación de por qué los perros se huelen el trasero entre sí tiene una explicación muy compleja. Generalmente, esta acción provoca rechazo y más de un dueño procura separar a su mascota para evitar ese reconocimiento a priori desagradable a la vista y aparentemente poco higiénico.

Sin embargo, se trata, como señala en un didáctico vídeo la American Chemical Society, de una importante «comunicación química». Cuando los perros lo hacen están recolectando información muy valiosa de las características de sus compañeros caninos: así pueden conocer la dieta, el género e incluso, el estado emocional de los perros. La «comunicación química» es muy típica en el reino animal y no solo se produce olfateando «la parte de atrás».

Hay que tener en cuenta que los perros tienen un excepcional sentido del olfato. Para hacerte una idea, su olfato es entre 10.000 a 100.000 veces más sensible que el del ser humano.

Pero, ¿cómo se produce este proceso tan curioso de «recolección de datos»? ¿qué químicos intervienen? A cada lado del anillo anal (ano) de los perros, hay dos bolsas llamadas sacos anales que excretan los químicos que los perros utilizan para obtener información. La glándula sudorípara apocrina es la mayor responsable de lo que los perros huelen pero también la glándula sebácea desempeña un rol en este proceso.

George Pretti, del Monell Chemical Sense Center en Filadelfia descubrió que el principal compuesto químico que produce el «aroma» de los perros es la trimetilamina además de una serie de ácidos de cadena corta.

Cuando los perros olfatean las secreciones de este saco anal la información que obtienen es muy acertada. Sin embargo, la genética, la dieta y el sistema inmunológico producen cambios químicos que hacen que el olor se modifique.

Órgano de Jacobson

Por si esto fuera poco, los perros tienen un segundo sistema de olfato gracias al llamado «órgano de Jacobson» (órgano auxiliar del sentido del olfato en algunos vertebrados) específicamente diseñado para la «comunicación química». El órgano es usado también cuando los perros marcan territorio con la orina.